La innovación es un proceso de mejora continua de las organizaciones, tanto públicas como privadas, en el que se producen cambios en la manera de actuar, administrar, operar y competir.

 

Dentro de los distintos modelos de innovación, la innovación abierta es un proceso conducente a la generación de mejoras en productos, procesos y el desarrollo de sectores completos de industria, que permiten elevar la productividad de la industria y por consiguiente de sus países. Para las empresas, supone una reducción de costes en la generación, desarrollo e implementación de innovaciones, además de una aceleración del ciclo de creación de ideas, productos y servicios.

 

La innovación abierta es una respuesta a la necesidad de satisfacer mercados cada vez más exigentes y adaptarse al progreso científico y tecnológico que ocurre cada vez más rápido.

 

En el modelo tradicional, la innovación se genera desde la propia organización o empresa, con ideas o tecnologías que se realizan e implementan como parte de la gestión interna.

 

Modelo de innovación cerrada o tradicional

 

En el modelo de innovación abierta, por el contrario, las ideas no son exclusivamente desarrolladas a lo interno de la empresa, sino que también se toman en cuenta ideas y tecnologías externas, que pueden aportar a resolver un desafío o a mejorar un proceso o producto. Con esto, se da una respuesta más ágil a los mercados cambiantes, cada vez más dinámicos y con una tasa de progreso cada vez más ágil.

 

Modelo de innovación abierta

 

En Centroamérica, hemos apostado por el modelo de innovación abierta, porque queremos apostar por el conocimiento colectivo y disperso entre múltiples actores de la sociedad, con el objetivo de identificar nuevas oportunidades de negocio y articulación entre micro, pequeñas, medianas y grandes empresas.

 

Lee más sobre la metodología que hemos identificado para este programa.