El proceso de la Integración Económica Centroamericana surge en 1960, tras la suscripción del Tratado General de Integración Económica Centroamericana. Su marco legal está constituido por un conglomerado de tratados internacionales y decisiones emanadas de órganos regionales.